miércoles, 29 de abril de 2009

Del cuidado que hay que tener al vaciar un mate

Se levantó de la computadora y recorrió con soltura los 17 pasos que lo separaban de la cocina. El agua está casi lista, se dijo; y se entretuvo con la alacena vacía para malgastar los segundos que lo separaban de tomar la pava y traspasar el elixir edulcorado hacia el termo. Se comenzó a preguntar cual era la manía que existía en esa casa de empezar paquetes de fideos nuevos sin haber consumido por completo los anteriores, lo cual resultaba en un cementerio de coditos y sopa de letras atrapados en bolsas de La Gallega coronadas de una gomita elástica a elección. Somos humanos, se dijo. Siempre vamos a emprender cosas nuevas sin haber terminado con nuestros asuntos pretéritos, aunque acá lo veamos reflejado en pasta. Volvió a la realidad a tiempo para escuchar a la pava cantar de calentura. Apagó el incendio y se dispuso a vaciar el mate que albergaba la yerba de la tarde anterior, porque no había mucho tiempo para tomar mates y se hacia una vez por día. Tristísimo. Lo que nunca llegó a darse cuenta fue que de tanto que se agachó para embocar el tacho y de tanto que apretó las sienes para hundir la bombilla, de tanto en tanto no caía sólo yerba sino que también tiraba a la basura sus sueños.

Anhelando vacaciones!

martes, 28 de abril de 2009

Femme à la carte

Cuando de mujeres se trata he llegado a convencerme de que mi gusto es relativamente extravagante. Si de físico hablamos no hay cosa que me seduzca más que la inteligencia innata. Puedo caer rendida a los pies de una buena ortografía y alcanzar casi el orgasmo ante una sintaxis compleja bien enunciada. Me deleita a sobremanera escuchar hablar de literatura y religión, por más atea que sea en realidad. Cambio con los ojos cerrados unas piernas largas por un léxico abundante, descarto a mano suelta un discurso redundante. Gana mi ternura la ignorancia sincera, me provoca repulsión la verborragia canchera. Una metáfora de amor me descoloca y soy capaz de elegir la imaginación antes que una buena elección de peinado. La mujer más sexy es la puntual, y la más codiciada la honesta. Mido la belleza al salir de la ducha. El maquillaje sólo ofrece una fachada trucha. Encuentro la bilateralidad completamente estimulante y a falta de un idioma, prefiero que hablen dos. Me enamoro de un buen menú con postre incluido y no caté mejor perfume que el dejo a chocolate en la lengua de mi amante. Priorizo la redondez de las formas femeninas, a decir verdad, me enloquece la abundancia de piel y carne apretada al cuerpo. Evito los estereotipos, la ambigüedad y el exoticismo son cualidades inadquiribles y completamente fundamentales en mi pirámide de Maslow.
Y le dejo el resto a Girondo: “No sé, me importa un pito que las mujeres tengan los senos como magnolias o como pasas de higo; un cutis de durazno o de papel de lija. Le doy una importancia igual a cero, al hecho de que amanezcan con un aliento afrodisíaco o con un aliento insecticida. Soy perfectamente capaz de soportarles una nariz que sacaría el primer premio en una exposición de zanahorias; ¡pero eso sí! -y en esto soy irreductible- no les perdono, bajo ningún pretexto, que no sepan volar Si no saben volar ¡pierden el tiempo las que pretendan seducirme!”

lunes, 27 de abril de 2009

Ahora

Y tal vez estaban destinadas a ser después de todo. Contra todo pronóstico. Contra la corriente. Con el viento en contra. Para sorpresa de todos. Con las apuestas perdidas. Con los bolsillos vacíos de sueños y todo. A pesar del mundo. Con las manos atadas y las caras sonrientes. Sin nada que perder. Y son felices.

viernes, 24 de abril de 2009

Dame

Dame una religión en que creer.
Para así fundir mis pies.
Y caminar en el mar.
Ser devota de tu andar.

Dame metros de tu piel.
Para dormir en tu regazo.
Que es abrigo color miel
Y crear vida en cada abrazo.

Dame otro sol en mi sistema.
Y alguna cura preventiva.
Que el frío crudo se aproxima
Y me doblega, no me abriga.

Dame una voz suplente
Que potencie la vertiente.
De esos versos que recito
Hacia vos y el infinito.

miércoles, 22 de abril de 2009

Ballerina

Abrí la mano y la vi girar. Era tan liviana que levitaba leve y tibia. Brillaba de un rosa pálido, casi incandescente. Tropezó en la línea de la vida y ahogo una carcajada en sus dedos de ninfa fantástica y fabulosa. Su vasto vestido volaba su vuelo de ave en desvelo. Calcaba sus muslos maleables y magros. Cada contracción crujiente. Cada extensión exuberante. Se sentó a descansar en mi palma desnuda. Sutil testaruda me negaba sus ojos. “Tengo una vida para vigilar tu sonrisa”. Cerré la mano y la bailarina quedó en mi piel.

lunes, 20 de abril de 2009

Suicidio

Una libélula zumba sonetos que a esta hora aburren.
Y tu colmillo se clava hondo en mi conciencia.
Migrañas sanadoras y palidez.
Mi esternón y mi vicio al cigarrillo.
Las paredes se comen de a poco mi cuarto.
El polvillo subraya este asma recurrente.
Locura fingida, el horóscopo del día.
Una promesa de amor y al final, el castigo.
Un grillo toca los violines.
La hiedra crece entre mis piernas.
El sol no volverá a brillar jamás en estos ojos.
Y ya no soporto la oscuridad.

sábado, 18 de abril de 2009

Reflexión del día


La cuestión con los fantasmas es que a veces hay que resucitarlos para realmente dejarlos ir.
Pero que pasa cuando uno ya usó todas las técnicas de RCP y todavía tenemos el muerto en el placard?
Habrá que recurrir a sesiones de espiritismo y otras yerbas.
No sé a Uds., pero a mi me parece too much.

miércoles, 15 de abril de 2009

¡Noche!

No sabía que te extrañaba hasta que volví a sentirte.
Tu pulso punzante.
Latido latente.
Omnipotente
Arrasadora y señora
Virgen patrona
Mujer penitente.

Y me hundí en tus caderas.
En tu sudor volátil.
En tu distintivo aroma distante
Que es familiar y famoso,
Hermético, hermoso.
Lascivo y laxante.
Cándido y candente.

Cuando moro tu morada me enamoro.
Morena preciosa y precisa.
De mis vicios socia vitalicia.
Madraza madama de mis amores.
Celadora celosa de mis temores.
Estrella estrellada.
Trillada y nublada
Cercana o a secas
¡Noche!

martes, 7 de abril de 2009

Y me encuentro escupiendo amor por inercia.
Cantándole serenatas al poste de mi esquina.
Repartiendo besos a las góndolas del supermercado.
Caminando de la mano de un perro vagabundo.

lunes, 6 de abril de 2009

YO

Yo soporto el libre albedrío (y acá mi profesora de Traducción diría que acabo de hacer una false translation del verbo “support”), sí y solo sí esta búsqueda de libertad está encaminada por valores claros y limpios, y no cuando es producto de la malversación, del malempleo, del malintencionamiento propio del egoicentrismo. Cada cual tiene como derecho adquirido la respiración de un aire individual. Cada cual está “entititled” (y juro que no encontré mejor palabra) a sentirse lleno en compañía de nadie más que de uno mismo. Cada uno de nosotros alcanza mejor la plenitud cuando no tiene que pensar en otros sujetos más que en la 1era persona singular del yo. Yo soporto más el yo que el yo con vos. El yo sin aderezos ni condimentos. El yo por el simple arte de yollear un rato. El yo que juega al yo-yo y que hace yoga. El yo que nos inunda en ese viaje sin escalas que es el descubrimiento propio. El yo catarsis, justo como ahora.

sábado, 4 de abril de 2009

Ella

Ella, coronada de imágenes.
Secuencia volátil.
Ella, epicentro de energía cósmica.
Metamorfosis accidentada.
Su piel, cartografía de universos imaginarios.
Y sus dedos galaxias de cinética agraciada.
Ella, supernova en mi cuarto oscuro.
Oropel valioso.
Ella, besos apicultores.
Saliva sagrada.
Las estrellas feroces de sus ojos.
Y un candil en cada iris-profundidad.
Ella, baño de lluvia acida.
Caramelo homicida.
Ella, atemporalidad andrógina.
Reina pixelada de mi amor monocromático.

viernes, 3 de abril de 2009

miércoles, 1 de abril de 2009

Terror amor

Descubrí que la paciencia duele
Que el frío abriga
Que la desnudez viste
Y que tus ojos pueden asesinarme
Una explosión catártica
Puede barrer con el último dejo de sanía
Y mis sueños celan amores de caribe
Pegajosos y eternos
Efímeros e incestuosos
Mi pecho es un rompeolas
Indefensa coraza de fantasía
Un móvil que cuelga sobre tu cuna
De niña cruel de piel tierna
Esqueleto de caramelo
Mitones de espinas
Con tus juguetes afilados
Y mis ganas lúdicas
Que logran herir mis llantos
Y despedazan mis dedos felices de tocarte
De dibujarte cuentos
De dormirte en mis piernas
Cerradas para tu reino
Con la llave de tus encantos
Mis labios de poetisa infame
Moran la entrada de tu castillo
Construido de heridas pretéritas
Supuran terror amor
Tu reloj anochece mis días
Arrastra el peso de tus engaños
Las horas mueren de quietud
Mi corazón no usa dedal
Se perfora de espera
Y sangra y duerme
Y sangra y muere