lunes, 15 de agosto de 2011

El destino tiene algo de solitario

El tiempo ablanda y no al revés porque siniestra.
Y estoy cansada de ver gente dura.
No me vendas tus estilos, no los compro ni en reventa.
Le rezo a mi Dios y te ato las manos.