sábado, 5 de noviembre de 2011

Cortina

Sigo creyendo que bajaste a comprar cigarrillos y que en cualquier momento vas a cruzar la puerta pero hubieras dejado la valija y los cigarrillos no estarian cerrados sobre la mesa del cafe que es mesa de almuerzo cena y mates y le falta una esquina porque vos un dia quisiste probar que tu puño es fuerte cuando las dos sabiamos que no hay quien te gane la pulseada mi amor. Aca me quedo sin aire aunque lo tenga todo para mi y las ventanas abiertas de par en par asi entra la brisa oxigenada que me traiga un par de ojos nuevos que no hayan llorado hasta hacerse bolsitas de té que ya no tienen sabor a hierba sino a dolor de estomago y a dieta pos empacho. De nada me sirve tratar de rimar cuando quiero que la noche pase de corrido por tu almohada y la mia llena del polvo que dejaron tus promesas cuando dormias el mismo sueño que yo donde apenas nos conociamos y hablabamos de cuanto sabias de musica y yo de letras y que loco ya que las canciones son poemas sonoros y vos querias ser la melodia de mi prosa necesitada de un ritmo bailable que solo nosotras sabiamos seguir con los pies. Te dedico esto para que lo leas en voz alta y te falte el aire a la mitad. Y asi respiramos igual.

4 comentarios:

Sophie dijo...

me encanta, me encanta demasiado.

Daniel dijo...

Sólo pasaba a saludarte y desearte unas felices fiestas querida Amiga..
Hoy deseo para ti que la dicha no suelte nunca tus manos..

Te envío mi abrazo
de corazón a corazón..
Dani..

Jen! dijo...

Tengo cada palabra clavada en el corazón. Un puñal piba!!

Eme dijo...

Ojala que las flores no te toquen el cuerpo cuando caigan para que no las puedas convertir en cristal,

besosdulces*