jueves, 3 de septiembre de 2009

De paciencia

Nuestra hoja de ruta está vislumbrando un destino fijo. Quedan en nuestra memoria compartida todas las paradas obligatorias que tuvimos que hacer al costado del camino. Son parte de nuestra historia todos los desvíos que a fuerza de llantos y berrinches tuvimos que tomar a desgano. Colorean nuestros recuerdos todos esos pequeños pasos que multiplicados por miles de memorables momentos nos hicieron ganar un kilómetro de vida. Ya no es tiempo de enumerar faltas ni pasarnos factura constante. Te regalo más bien una nota de crédito canjeable por mi amor eterno. Porque a pesar de los saldos en rojo, tu morosidad dio frutos en mí, mostrándome que la paciencia es una más de mis virtudes.

18 comentarios:

Martín dijo...

Que importante es la paciencia en las relaciones afectivas. Lo bueno es que esa ruta, a pesar de los desvíos, sigue apuntando hacia el destino fijo. Muy lindo!

La chica de al lado. dijo...

Cuando realmente nos enamoramos, creo que todos somos capaces de sacar paciencia de donde no sabíamos que había.

Personalmente me pasó una sola vez, y aunque no llegué a buen puerto, estoy encantada porque me haya sucedido.

Te sigo.

El Vocero dijo...

Paciencia, perdón y tolerancia.

Asi debería ser siempre. Dejas un gustito dulce a aprecio por el otro y respeto a sí mismos.

Lindo post.

Cecy dijo...

La paciencia es una virtud, dificil de lograr, aunque ya puesta se ve las cosas de otra manera.

Besos.

Antonella dijo...

Después de haber leído lo que escribiste me salió la frase "Lo bueno tarda en llegar". Hay que ser pacientes para encontrar aquello que de verdad vale la pena. Muy dulce! Un beso

somos trágicos. dijo...

No me gusta leerte apurada.
Por eso recién ahora me senté a indagar en tus palabras.
De vos siempre se pueden absorber cosas preciosas.

PLASTICO INEVITABLE dijo...

Gracias de verdad por toda tu buena onda, me gusta que a alguien como vos (copada y cool aja) le guste nuestra banda

Rosa dijo...

Que lindo ese amor y que lido tu tesón.
Un beso.

exiliada dijo...

Qué increíble esto de conocerse a si mismo.
un abrazo

Lucía dijo...

Y tu amor... derretido por vos.
Que mejor que la paciencia para demostraciones.

Besito

Amaya dijo...

Eso es así.., cada golpe, cada desvío del camino, cada injusticia incluso..es un maestro, y asi lo debemos tener.
Aprender a vivir es reconocer los errores y aprender de ellos.

Besos mil

Helena San Ginés dijo...

Paciencia, constancia y ganas de descubrise. Y si alguien a tu lado hace que todo eso sea posible, que dure mucho la ruta.

Un abrazo!

Lucía Corujo dijo...

Si somos capaces de continuar tras las "paradas al costado del camino", la senda se hace más leve.
Bonito texto.
Un saludo!

Hada dijo...

ah!!!
que terrible, soy tan impaciente...
y "de paciencia" se logran las mejores cosas, cuando el amor llega solo, y no es porque uno lo apura, es todo muy diferente


un beso

Mistika dijo...

aprendi a sumar paciencia y restar facturas...al fin y al cabo todo tiene se resume en un balance (:

un beso,

vudu dijo...

ustedes me matan de amor
que sigas asi
enamorada :)

Interrogante dijo...

La verdad disfruto siempre mucho tus metáforas... Hoy no es la excepción. Tu habilidad de tomar objetos de la realidad tan corrientes y poco poéticos para armar imágen profundamente poética y bella es un rasgo distintivo de tu prosa... Es muy lindo pasar por acá como siempre. Que estés muy bien. ;)

Eme dijo...

Sin una sola palabra mas que agregar* romperia la simetria*

besosdulces*