lunes, 27 de abril de 2009

Ahora

Y tal vez estaban destinadas a ser después de todo. Contra todo pronóstico. Contra la corriente. Con el viento en contra. Para sorpresa de todos. Con las apuestas perdidas. Con los bolsillos vacíos de sueños y todo. A pesar del mundo. Con las manos atadas y las caras sonrientes. Sin nada que perder. Y son felices.

2 comentarios:

ai dijo...

si debe ser, sera.. y que sea pura felicidad..

besos por aqui..

Micaela dijo...

muy bueno! me gustó mucho!